jueves, 8 de septiembre de 2016

Bancos

Aparentemente mi ciudad se caracteriza por sus bancos en la vereda. A mí nunca me llamaron la atención, siempre estuvieron ahí. Ya van varias personas de otros lados, a las que los bancos de Junín le llaman la atención. Los bancos eran, y son, un lugar para dialogar, chusmear, discutir, por la noche chapar (se me cayeron los años) en fin, un lugar para socializar. Pero hay un banco especial para mí. Ahora está en la puerta de mi casa, pero antes, estaba en la puerta de la casa de mis abuelos Tortoriellos. En ese banco mi abuelo se sentaba, con todos los vecinos y se pasaban horas hablando, tomando mate. Yo casi siempre estaba también.  Cuando la casa se dividió, mi viejo agarró el banco y lo puso en la puerta de casa, bastante lejos de su lugar original. Homenaje a mi abuelo y a todos sus vecinos. Hoy el banco se utiliza para otras cosas, sobre todo a la noche, pero también ese banco, como todos, se usan como lugar de descanso para los caminantes.




0 comentarios:

Publicar un comentario